Territorio

Retos compartidos

Desde la puesta en marcha a finales de los años ochenta, el CAT ha sido un activo de desarrollo en el Camp de Tarragona y las Terres de l'Ebre.

Una relación estrecha y sostenible

Aunque más del 60% de la distribución de agua se destina a los ayuntamientos, el Consorci no tiene relación directa con el usuario final. Esto queda en manos de los propios consorciados, ya sea en base a un modelo de gestión propia, mixta, o a través de regímenes concesionados, todos ellos encargados de la distribución en baja o domiciliaria. Los municipios consorciados abastecen mayoritariamente de agua del CAT, si bien también disponen de recursos propios, principalmente pozos.